Del profesionalismo y la utilidad del ‘periodismo cristiano’

Cada vez que pienso en el profesionalismo, la pertinencia y la utilidad del periodismo cristiano, si es que dicha categorización fuese posible de algún modo, recuerdo que el oficio del comunicador en el mundo evangélico se ha confinado a la sección “noticias del espectáculo y entretenimiento” de los noticieros rancios de televisión nacional.

Me explico. En Colombia, los telenoticieros han destinado un pequeño espacio al final de cada emisión, con el propósito de presentar allí las noticias relacionadas a los acontecimientos y chismes del mundo del espectáculo y la farándula nacional e internacional. Nuevos amoríos o divorcios de las estrellas, lanzamientos discográficos, estrenos de películas, romances detrás de cámaras, los adelantos de la última telenovela y  las posibilidades de las candidatas en los reinados de belleza, ocupan estos minutos día a día.Leer más »

Anuncios

Un año después del cáncer…

German Chote Garavito 1Crónica. La sequedad de la mañana aumentaba la sed, pero esta vez no era la típica, la que pica en la garganta y por segundos agota el cuerpo. No. Esta era del alma; ¡Peor!, pues al cuerpo se embolata con algún preparado líquido industrial gaseoso de nuestros días, o mejor, con el líquido vital, gratuito, el agua; pero la sed del alma, ¿con qué se apacigua?.

Ambas desgastan, quitan la fuerza, desesperan. Sólo quien camina las mañanas secas hacia el verdugo inquisidor, entiende que el viaje a la sentencia es tortuoso, implacable, indeseable, pero por sobre todo, inesperado. Y ese factor sorpresa es el que rompe la rutina, claro, pero de maneras más ruines que el peor de los especialistas en hacer afrenta. Esa mañana de viernes no debía suponer una sorpresa, pero es que la vida puede ser irónica y cruel, y muchas veces tendemos a hacernos los locos con las señales de la avalancha que se avecina.Leer más »