Bienvenido a Colombia Francisco

Opinión. Al Papa de Roma se lo puede amar, se lo puede odiar, pero difícilmente se lo puede ignorar. Y no es para menos, la particularidad de su condición  lo hace un personaje no solo influyente a nivel mundial, sino que además interesante para millones de ojos que están activamente atentos a lo que pase con él. Así, el Cardenal Bergoglio se convirtió en el primero. Primer Papa Francisco, primer argentino que ocupa la silla de San Pedro, por consecuencia primer latinoamericano, primer Jesuita y sin duda, uno de los más polémicos jerarcas de la iglesia Católica romana.

Esto último se lo debe a su discurso, en el que ha marcado tener una franca mente progresista dentro del Vaticano, lo cual, como era de suponerse, le ha traído críticas al interior de la iglesia, pero también fuera de ella; aunque no solo por parte de un bando teológico, sino que de diversos. Una situación que últimamente suele repetirse cuando de personajes públicos se trata y que por sus ideas, no caben en extremos o no llenan las expectativas de ninguno de ellos.

Por un lado, los fundamentalistas de la iglesia de Roma lo tienen entre ojos por sus declaraciones controversiales en temas como el matrimonio gay, la pederastia dentro del Vaticano, la excomunión de divorciados, la firma del acuerdo de paz en Colombia y otros tantos en los que al parecer ha tomado distancia de la ortodoxia de la comunidad que preside. Incluso, algunas voces de opinión dentro del catolicismo lo han tildado de hereje; tanto en la sede papal, como en otras latitudes. Un cercano ejemplo de ello, es el exdirector de la Universidad La Gran Colombia y presidente del canal religioso Teleamiga, quien se ha opuesto activamente a la visita de Francisco a Colombia, por considerarlo como tal.

En la otra vereda, se encuentran cristianos liberales, quienes levantan con ahínco sus voces de crítica por considerar que el Papa no ha pasado del discurso, y que en realidad una verdadera reforma de fondo dentro de la iglesia no se ocurrirá, pues sigue siendo un fundamentalista que habla bonito. Así que sólo el tiempo y las acciones de Francisco dirán la última palabra en medio de estas expectantes posiciones en pugna.

Lo cierto es que aunque no se ve que Roma esté revisando sus políticas fundamentales en cuanto a temas sensibles que son objeto de discusión teológica en la actualidad, el Papa ha destituido de su cargo a varios de sus detractores en el Vaticano y ha tomado cierta actitud activa en medio de casos de violación y pederastia en Roma, uno de los más grandes dolores de cabeza que le heredó su predecesor, el emérito Papa Benedicto XVI.

Esta no es la primera vez que un Pontífice pisa tierra colombiana, pero sí será el primero que lo haga en medio de un ambiente de polarización del país, curiosamente, no tanto en temas religiosos o teológicos (los cuales han existido desde siempre, pero acentuados con la Reforma protestante del Siglo XVI), sino políticos. Esto, debido a que el presidente de la República, Juan Manuel Santos goza de una muy escasa popularidad en medio de la nación, a pesar de haber logrado un acuerdo de paz con la guerrilla más antigua de Latinoamérica, Las Farc y el reciente cese al fuego por parte de la guerrilla del ELN, con miras a construir una de sus principales promesas de campaña, la Paz estable y duradera de Colombia.

Toda una paradoja, pues son justamente estos logros los que tienen dividida la opinión pública del país, la cual no se ha puesto de acuerdo sobre si lo que se firmó en Cuba con las Farc y lo que está ocurriendo con el ELN es lo más conveniente para Colombia en un escenario de posconflicto. Pero el Presidente y también Nobel de Paz no ha tenido la aprobación que esperaba, pues sus políticas neoliberales lo han apartado de la clase trabajadora del país, mientras que la imagen de comunista que le han creado sus detractores políticos, lo distancian de las élites.

En este contexto aterriza el Papa Francisco, amigo de los pobres y enemigo de las excentricidades y lujos que presupone la silla San Pedro en Roma. Un hombre que a pesar de los elogios y las críticas, se ha sabido mantener en su cargo mostrando una vida austera y sin duda alguna, conciliadora con diferentes actores de la realidad política y religiosa mundial.

Es evidente su interés por estrechar lazos con diferentes expresiones de fe aparte de la Católica romana, especialmente con las disidencias, como lo son las protestantes y evangélicas. Y si es que se quiere hablar de esto, habrá mucha tela que cortar, no sólo en Colombia, sino en Latinoamérica en general. Sobre todo, cuando en medio de un sector del evangelicalismo, se le tiene fobia a la palabra ecumenismo.

Una interesante fobia que se presta para crucificar en YouTube y foros de internet a líderes cristianos que han mostrado amabilidad frente a las diferentes propuestas de acercamiento del Vaticano, pero que al mismo tiempo atienden invitaciones a marchas conjuntas con la iglesia Católica romana para protestar contra algún proyecto de ley o que se unen políticamente bajo subordinación a candidatos a la presidencia abiertamente católicos, como es el caso del exprocurador  Alejandro Ordoñez, quien además tiene fuertes señalamientos en su contra por corrupción por su irregular reelección y por su gestión durante el tiempo que estuvo desempeñando su cargo.

Comportamientos que a franca lid presuponen construirse desde la ignorancia sobre el verdadero significado de lo que es ecumenismo y tender puentes de acercamiento en vez de muros divisorios con otras expresiones de fe. Recuerdo que hace unos días algún forista de internet me recriminaba por haber insinuado que el evangelicalismo en general no tiene profundidad ni seriedad en sus postulados teológicos, pero con total honestidad, su postura frente a los diálogos interreligiosos evidencian esto, pues se teme a lo que no se conoce, se odia lo que no se entiende. Una situación bastante vergonzosa.

Concluir lo anterior es un ejercicio bastante sencillo. Las organizaciones con tintes sectarios se aíslan del resto del mundo, incluso de otras organizaciones homónimas. Aquellas que no tienen nada que temer, sino que son conscientes que hacen parte de una sociedad, están abiertas al diálogo y la conversación. Un claro ejemplo de estas son las iglesias históricas protestantes. Los evangélicos sí que deberían tomar ejemplo de ellas, ecumenismo no es rendirse frente a otros y abrazar su fe, sino que plantear ideas con respeto y honorabilidad para generar una conversación constructiva.

Así que la visita del Papa latinoamericano llega en medio de una acalorada discusión a la que incluso se le ha agregado el factor económico por el costo de la misma. Por un lado, el gobierno y los defensores de esta argumentan que al tratarse de una visita de Estado, la nación tiene la obligación de asumir los costos, además señalan los beneficios económicos que vendrán a las ciudades como consecuencia de la activación del turismo, comercio, e incluso actividades económicas informales. Por el otro, muchos de los participantes todavía con la resaca del Góspel al Parque en diferentes ciudades, financiados por los gobiernos locales; alegan que el Estado es Laico y no debería pagar este tipo de eventos religiosos; eso sí, lo hacen de camino a la reunión en el templo que fue construido sobre el terreno que les adjudicó el Gobierno Nacional.

Por eso bienvenido Francisco a Colombia, a esta tierra de odios y amores, de pasiones propias sobre exaltadas, pero ajenas subestimadas. Que ojalá su visita traiga un mensaje de paz, reconciliación, amor y bienestar a los creyentes católicos y sociedad en general; no importa que dichas palabras no las diga mi apóstol personal, al final, no es relevante de qué boca salgan. Todo lo bueno viene del Padre de las luces.

Por: David A Gaitán
Twitter / @dabycito
FacebooK / DavidGaitanR

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s