Entrevista: Ya viene ‘Metáforas’, el nuevo libro de César Soto

En esta oportunidad he querido despojarme un poco del protocolo periodístico y de paso me disculpo por ello, pues me he propuesto presentar esta entrevista más como un diálogo de sala, con la cercanía y calidez que caracteriza a César Soto. Además porque en medio de su trabajo y dedicación, él ha logrado inspirarme y ser un ejemplo en cuanto a su sensatez teológica y amor pastoral.

Pero sobre todo, porque César es mi amigo, y no sólo me brindó la oportunidad de leer su nuevo producto editorial como primicia, sino que además me ha dado el honor de escribir un par de líneas sobre él. Así mismo, entiendo la expectativa que se ha generado con respecto a este valioso material y la aceptación, que aún sin haber salido a la venta, ya ha tenido.

Creo que sin duda alguna, este trabajo se convertirá en material de consulta en medio de la reflexión teológica en Latinoamérica y además con el plus de llevar una perspectiva pastoral, enfocándose en lo apasionante y profundo de las historias que Jesús contó como parábolas. 

Ya tienes una obra en tu haber, ¿Qué diferencias planteas entre este nuevo libro y el anterior, Cristianismo 2.0?

Existen varias diferencias. Cristianismo 2.0 surge en medio de una búsqueda muy interna que había comenzado varios años atrás. Como parte de esa búsqueda, me puse a escribir un blog que se llamó “Caldo de cabeza”. Esa es una expresión muy popular en Chile que indica a alguien que se pone a pensar angustiosamente en algo. La alanalogía es como si se estuviera tomando un caldo de su propia cabeza.

Bueno, el asunto es que al cabo de unos tres años de estar escribiendo en el blog, una editorial me ofrece hacer una compilación de algunos escritos para formar un libro. Ese es el inicio de Cristianismo 2.0, un texto muy coloquial y sanguíneo.

Metáforas es un cuento muy diferente. En una junta bastante informal con varios amigos, entre los que se encontraba el motor de una nueva editorial surge la pregunta: “César, ¿tienes algún texto en proceso que quisieras publicar?” yo respondí afirmativamente, aunque no tenía nada escrito. Me explico; yo venía amasando la idea de Metáforas desde hacía unos tres años, pero no había tenido el tiempo ni la motivación de plasmarlo. Esta era la oportunidad y lo hice, me senté y comencé a escribir este texto desde cero, sólo tenía el concepto de lo que quería hacer, nada más, y en poco más de un mes el trabajo ya estaba listo.

He seguido la línea de producir textos de cierto peso académico pero enfocados como herramientas prácticas para el ejercicio pastoral, creo que si la abstracción teológica no se hace práctica y no aterriza en la vida de una comunidad, entonces se queda incompleta, no cierra su círculo hermenéutico.

¿Es decir que de alguna manera le estabas mintiendo a la editorial cuando te preguntó sobre el nuevo libro?

Risas. ¡Exacto! No, yo tenía el concepto y algunas cosas había escrito al respecto pero sin la intención clara de darle forma al libro, aunque esa era la idea cuando esta surge, pero bueh; tú sabes que a veces en el ejercicio pastoral uno no encuentra o no quiere encontrar el tiempo para aterrizar muchas cosas.

¿Tú mismo comprarías Metáforas?

Mira, precisamente de eso hablaba el otro día con un amigo. Yo le decía que el libro está bueno aunque venga de muy cerca la recomendación. O sea, hay libros de parábolas mucho mejores, pero creo que ninguno en el estilo de Metáforas. Intenté buscar el balance entre lo académico y lo pastoral. La verdad es que son los lectores los que juzgarán el texto, pero cuando lo observo y renuncio al impulso de querer comenzar a cambiarle cosas, lo cual siempre pasa, me siento satisfecho con el resultado. Yo sí lo compraría.

Bueno, se supone que yo no debería opinar en este asunto, pero me voy a saltar la regla porque una de las cosas más cautivantes que encontré en Metáforas, es la manera como presentas las parábolas. Eso de primero entregar una traducción tradicional, luego una relectura de tu autoría y finalmente comentarios del texto es algo no solo atrapante, sino que además novedoso. ¿De dónde sacaste la idea y por qué no se me ocurrió a mí?

Creo que la idea surge del ejercicio de leer varios textos académicos en relación a las parábolas y darme cuenta de la tremenda riqueza que permanece invisible para los lectores más sencillos. Yo me pregunté, ¿Cómo podría transmitir estos descubrimientos sin construir un texto técnico? Y ahí surge la idea de la relectura, que en realidad es diferente a muchas que he leído y que yo mismo he hecho.

Esta no pretende actualizar el relato a una situación en particular, a un país o algo por el estilo. Ese tipo de relecturas me fascinan, pero no es el caso. Acá lo que hago es una paráfrasis desde los descubrimientos de expertos como Snodgrass, Jeremías, Bailey, Dodd, Barclay, Crossan, etc; pero integrados en una nueva narración que incluye esos elementos “invisibles” como parte de la historia.

Ahora, con respecto a porqué no se te ocurrió a tí… Bueno… Este… Lo que quiero decir es, tú sabes, algo se va a ocurrir.

¿Por qué Metáforas y no simplemente leer las parábolas directamente desde mi Biblia?

Yo creo que una cosa no releva la otra. Metáforas no es ni un reemplazo de la lectura responsable, crítica y devocional del texto bíblico; ni tampoco la última palabra en relación a lo que se pueda escribir de las parábolas. Yo creo que este texto puede ser una herramienta útil para el lector que quiere saber un poco más. Tal vez, luego de leerlo unas cuantas veces decida sumergirse en una investigación más profunda, de hecho el texto provee una buena selección bibliográfica para hacerlo, y si eso sucede sería genial.

En tu última respuesta hablas de lectura crítica, ¿Por qué sería importante tener esta actitud ante la Biblia, no es esto una falta de respeto?

Mira, lo responderé de forma muy sencilla. Una lectura crítica es aquella que se hace pensando, preguntándose cosas, dialogando con el texto; incluso, estando en desacuerdo con él, a veces. Ese ejercicio puede llevar a resultados muy diferentes. En algunos casos puede hacer que la persona interactúe con la Escritura de una forma en que se puede decepcionar, pero en otros casos puede llevar al asombro. Creo que por ahí va mi propuesta, dejarnos asombrar por el texto, admirarlo y abrazar los desafíos que ahí nos deja.

Por otra parte creo que los pastores debieran promover ese tipo de lectura en las iglesias y te voy a contar el porqué. En todos los lugares, llámese trabajo, universidad, redes sociales, etc; se promueve un consumo de información que demanda interacción con lo que se comunica, pero llegamos a la iglesia y quieren que la gente se guarde sus preguntas. Eso genera una suerte de comportamiento patológico, tu cerebro funciona de una forma en un ámbito de la vida, pero en otro que pudiera trabajar de la misma manera, o al menos hacer uso de ese entrenamiento, se te pide que lo desconectes. ¿Quién podría leer el relato de Jesús en Getsemaní con gotas de sangre incluídas, sin que le surjan mil preguntas en torno a la angustia, la depresión, la ominisciencia, la conciencia mesiánica, etc.?

¿Propones entonces que se puede estar en desacuerdo con la palabra de Dios?

Creo que estar en desacuerdo con el texto bíblico es vital en el proceso de verdaderamente entender la voluntad de Dios. Existen desafíos que se pueden entender en la abstracción filosófica y decir estoy de acuerdo. Por ejemplo, el perdón. ¿Debemos perdonar? Todos diremos, ¡claro! ¿Debo perdonar al violador de mi hija de 7 años? Ya el desafío cambia.

Ese sería un ejemplo sencillo de entender cuando hablo de esos desacuerdos. Otro podría ser, ¿Pido la destrucción de mis enemigos como en los salmos imprecatorios, o más bien oro en su beneficio y les amo como dice Cristo? Alguien podría decir rápidamente “lo que Cristo enseña”, pero eso nos pone en otra disyuntiva, la de aceptar ciertas tensiones en el texto, e incluso, observar ciertas contradicciones.

Hablemos un poco de quien está detrás de Metáforas, ¿Cómo ha sido tu caminar para llegar hasta aquí?

Vengo de una familia cristiana, mi abuelo fue pastor de Asambleas de Dios durante más de 30 años en Chile. Yo estuve en esa denominación sirviendo en el área de la pastoral juvenil, la música y educación cristiana. Luego me desligué de las Asambleas y trabajé como misionero para la agencia Friendship International por casi 4 años.

En el 2010 ocurre el terremoto 8,9 en Chile y todo cambió para nosotros como familia. Decidimos renunciar a la agencia para asentarnos en Dichato, un pueblo costero en Chile que fue azotado además por varios tsunamis posterremoto, y plantar una comunidad de fe allí. Entonces aprendí muchísimas cosas que no se reciben en el instituto bíblico, y fue el escenario para lo que escribí en Cristianismo 2.0. (Lea aquí: ¿Cómo es vivir la fe después de un terremoto en medio de la tragedia?)

En el año 2013 recibimos una invitación para venir a México a pastorear una obra en Morelos y ahora estamos en el norte del país llevando adelante el Instituto Bíblico Nueva Creación. Hemos sabido vivir con mucho y con muy poco, me he equivocado a nivel familiar y desde el púlpito, ¿Qué te puedo decir? Lo único que nos mantiene en firme es la gracia de Dios y el saber que cada día es una nueva oportunidad para hacer las cosas mejor.

¿Cómo tu vida ha impregnado el contenido el libro (en caso que lo haya hecho)?

¡Lo ha hecho, claro que sí! Y creo que esto ha sucedido al mostrarme la perspectiva vulnerable de los relatos y de los personajes que ahí están. Una vulnerabilidad que la he visto en mi propia vida. Por lo tanto cuando leo las parábolas me identifico con los personajes y eso me da aún más esperanzas porque sé que Cristo no desechó a esos vulnerables, a los rechazados, y que por tanto no me rechazará. El desafío para mí es que yo siga ese mismo ejemplo.

Dices que este libro tiene una importante cuota pastoral, ¿Por qué crees que es necesario este ingrediente en el diálogo teológico contemporáneo?

Yo respeto mucho a los académicos y admiro el rigor que ponen en sus investigaciones, creo que son tremendamente necesarios, pero no creo ser de aquellos. Algunos me presentan como teólogo, pero la verdad es que primero soy pastor y luego teólogo. Hoy tenemos un montón de desafíos sociales que deben de resolverse con una teología que sepa dialogar pastoralmente con la cultura. Basta de acercarnos a la cultura desde el temor, desde pensar que todo nos va a contagiar de pecado, basta de ser reaccionarios a todo.

Mira, en Morelos hay un montón de alacranes y son venenosos, mi primera reacción cuando veía uno en mi habitación, o en la de mis niños era la de aplastarlos lo antes posible con algo, sobretodo si estaban en el techo, ahora, hay personas allá que saben qué hacer con ellos sin matarlos. Con toda calma los toman de la cola y los sacan de sus casas y listo. Mi ignorancia y mi temor me hacían actuar de la forma que lo hacía, el conocimiento y la cautela logran que otros actúen de manera más humana.

Creo que lo mismo le pasa a la iglesia cuando se encuentra algunos de esos alacranes en sus congregaciones, o en la comunidad extendida. Nos hace falta mucho de eso. El teólogo saca sus conclusiones y no es necesariamente imperioso para él o ella conectar esas conclusiones con una comunidad de fe que se inserte en la comunidad extendida, en cambio el pastor sí debe de hacerlo; debe de ofrecer alternativas en la praxis, pero si sus herramientas con pocas, entonces ¿Qué podrá hacer?. La mirada pastoral humaniza y le da acción a la teología.

¿Qué es lo que más esperas que tus lectores encuentren en el libro?

Me gustaría que el lector recuperase la capacidad de asombro con el texto bíblico. Hemos escuchado las mismas historias por años y años. Si de alguna manera el ver estas parábolas desde un ángulo diferente renueva su asombro con el texto, entonces estoy pagado. Ese es el germen que puede hacer crecer dentro de las y los lectores el deseo de ir a aguas más profundas en el texto bíblico.

¿Por qué Jesús usó metáforas, su intención era que no entendiéramos con claridad magistral?

He tomado una analogía de Keneth Bailey, él dice que la metáfora es como una casa que invita al lector a ser habitada, es una experiencia provocadora que pretende hacer pensar. Es cierto que algunas parábolas fueron muy enigmáticas y que incluso hay testimonio en los evangelios de ese deseo de ocultar, pero creo que no es la intención principal. Jesús le contesta a varios con parábolas que logran entender perfectamente. Simón el fariseo, el joven rico, el escriba que pregunta por el prójimo, etc; ellos las entienden, reciben el desafío y logran captar la profundidad de la enseñanza. La metáfora puede no ser entendida y esa es precisamente la invitación, volver sobre ella y llegar eventualmente a entenderla. Es una invitación a pensar.

¿Cuál editorial se arriesgó a publicar tus letras?

Es una editorial nueva que se presentará en Expolit este año, se llama Kate & Cumen
también presentará un libro de mis amigos Ulises Oyarzún, Jesús Adrián Romero y Gustavo Falcón
¿Por qué invitar a Jesús Adrián Romero a escribir el prólogo del libro?
Con Jesús Adrián comenzamos a tener contacto hace casi dos años a través de redes sociales, iniciando un diálogo de amistad y también teológico. Las cosas se fueron acercando un poco más a meses de lanzar Besos en la Frente, su última producción musical. Para entonces, él me pide que si puedo hacer una reseña del disco desde mi perspectiva y yo accedo. Una vez que completo esa etapa y hago la reseña, seguimos en contacto y hablando sobre muchas cosas.
Él ha sido criticado por sectores conservadores y atacado por otros fundamentalistas, entonces como a mí también me ha sucedido algo medio parecido, creo que de alguna manera nos fuimos apoyando en ciertas áreas y eso fue muy bueno. Luego fui a Monterrey, estuve con él, compartimos con gente del equipo de trabajo y fuimos fortaleciendo más esto que va más allá de una cuestión de simpatía. Yo creo que en el transcurso de este proceso se ha formado una amistad, y él ha tenido gestos de amigo para conmigo y para con mi familia, lo cual aprecio muchísimo.
Yo lo respeto a él y respeto el riesgo que está tomando al replantearse parte de su discurso teológico, sabiendo que en el mundo cristiano evangélico no va a encontrar  más popularidad, ni más ventas con eso. A mí me llama mucho la atención la gente que le dice, Ah, tú escribes esto, o tú dices esto otro porque quieres ser popular, o quieres tener aceptación;  ¿Cómo les explicas a esas personas que precisamente por opinar como opina o escribe como escribe, es que precisamente ocurre todo lo contrario a lo que ellos creen?
Con base a ese respeto y a esa amistad nace el deseo de buscar a gente que pudiera escribir prólogos. Él fue uno de ellos. Hay otras personas que también escribieron para el libro; está Roberto Sánchez Valin, quien es el editor de La Conversación En Curso, está también Dan Gonzalez Ortega, quien es el rector de la Comunidad Teológica de México, a quien respeto mucho por su altura teológica, además con él también somos buenos amigos; está el conocido pastor y músico Edgar Lira, a quien le profeso un inmenso cariño y agradecimiento; y bueno, estás tú también, a quién respeto por esa apuesta de hacer comunidad de fe desde ángulos diferentes, y eso creo que hace muy bien a la iglesia.
¿Cuándo será entonces el lanzamiento de Metáforas y en qué países estará disponible?
Expolit es en agosto y ahí saldrá al mundo público. Como esta es, entre otras cosas, una importante feria, tal vez la más reconocida dentro de la comunidad cristiana, y centro de negocios que convoca a los libreros de toda Latinoamérica, dependerá de ellos a qué países llegue. Yo les he dicho a mis amigos que vayan a las librerías y pidan los libros para generar demanda y que los lleven de Expolit.
¿O sea que debemos ir en masa a las librerías cristianas a preguntar tu libro?
Risas. ¡Sería fantástico!
Por: David A Gaitan
Twitter/ @dabycito
Anuncios

Un comentario en “Entrevista: Ya viene ‘Metáforas’, el nuevo libro de César Soto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s