Cartas del lector: “…Los evangélicos crecen en sectores pobres y faltos de educación”

Hola, le saludo con gusto desde México, mi nombre es Rafael. He leído un par de artículos de su blog, especialmente aquellos relacionados con la Iglesia Católica. Me gustaría y pediría su apoyo para contestar unas preguntas de lector a autor.

1. ¿Por qué está tan seguro que la iglesia católica está equivocada, es decir, qué tanto ha estudiado la doctrina católica para pensar en esto?

2. ¿Por qué hay tantas conversiones de pastores de muchos años de estudio (pueden citarse sus nombres) al catolicismo y cientos de católicos que ni siquiera conocen el significado de la palabra católico, convirtiéndose a todo lo que toque su puerta? (muchos no saben ni leer, ni escribir; es innegable que el protestantismo crece en países pobres, de educación de niveles muy inferiores, por ejemplo Centro América)?

3. ¿Por qué es tan diferente el protestantismo histórico (el que los católicos conocemos como protestantismo) de lo que vemos ahora (que conocemos como sectas)?

4. ¿Por qué en las iglesias evangélicas se da tanta importancia a la música, algo así como que, sin música no hay “unción”, al “sentir”… si siento soy “espiritual” y en esta iglesia “se siente más” etc…?

5. ¿Por qué es tan fácil hacer iglesias “propias”? Básicamente buenos anuncios, buenos músicos, buena ropa, una biblia y listo.

6. ¿ Por qué pastores como Jesús Adrián Romero al afirmar que los católicos NO adoran imágenes (algo que sabemos hace 2,000 años), es motivo de escándalo para sus propios hermanos?

Agradezco su opinión, Saludos.


Saludos Rafael, gracias por escribir.

He recibido y leído con mucha atención sus preguntas y me he propuesto darles una respuesta pública, para así poder contar con la opinión también de otras personas que quieran sumarse a la conversación.

Intentaré entonces aportar algunas observaciones, que a la final son opiniones personales y en ningún momento comprometen la posición oficial del protestantismo o el evangelicalismo (si es que la tienen al respecto), ni mucho menos la misión e iglesia que represento.

En primer lugar, debo decir que no pude evitar notar que algunos de sus interrogantes están formulados desde el prejuicio que probablemente ha construido en el ejercicio de tu fe católica. No le culpo por ello, pues todos nos acercamos a las lecturas desde nuestros propios constructos. Sin embargo, reconocerlo nos ayudará a enriquecer el diálogo, si es que queremos fomentar alguno.

1. Y digo que noto que usted construye desde el prejuicio, porque de antemano asume en esta primera pregunta que yo considero que la iglesia católica está equivocada. Sin embargo, y si quisiera pasar por alto esta conclusión personal para responderle, debería decir que lo que personalmente manifiesto con la fe católica, son algunos desacuerdos.

Dichos desacuerdos comienzan con la Reforma Protestante hace ya 500 años, de los cuales muchos aún se mantienen vigentes y otros se han ido dialogando y son objeto de estudio a lado y lado de la discusión. En ese sentido, debo agregar que los tengo no sólo con la fe católica, también con la evangélica, iglesias históricas, progresistas y otras.

Y justamente el acercarse al estudio, inevitablemente trae consigo interrogantes, críticas y pensamientos, no sólo sobre la fe ajena, sino que principalmente sobre la propia. Es un ejercicio saludable que todo creyente debería hacer, siguiendo dos consejos bíblicos. El primero, escudriñar las Escrituras; el segundo, examinarlo todo, retener lo bueno y desechar lo malo. Máximo, cuando la mayoría (por no decir todas) de las expresiones de fe (cristianas) alegan ser las verdaderas inspiradas por el Espíritu Santo, sin importar cuan divergentes sean las unas de las otras.

2. Abordar un fenómeno tan plural como son las conversiones de lado y lado de la fe hacia otro opuesto, no es tan sencillo en un párrafo o dos. Por eso es que cada caso en particular es un mundo tan interesante y diferente a otro, así que por supuesto sería una gran idea estudiarlos en conjunto para poder generar alguna estadística, ojalá con rigor científico.

Varios casos he conocido a través de los medios de comunicación. De los que he podido leer, las razones son tan diversas como, incluso, increíbles. Algunos manifiestan que encontraron verdaderamente a Dios a través de la Teofanía, otros lo han hecho por el pragmatismo que les arregló su vida matrimonial, otros por descubrir verdades dogmáticas o doctrinales a través del estudio sistemático de las Escrituras y otros por tantas razones como casos hay.

Así que el fenómeno es esencialmente diverso y no hay hasta ahora la última palabra al respecto. Lo que sí es evidente es que el catolicismo ha tenido un retroceso y el pentecostalismo y neo pentecostalismo un avance en materia proselitista, principalmente en Latinoamérica y África.

Quisiera poder saber la intención de su referencia al bajo nivel económico y educativo en países donde, según su percepción, crece  más el protestantismo. Sin embargo, debo coincidir con usted en que es muy fácil asumir empíricamente que el pentecostalismo efectivamente tiene mayor aceptación en esos contextos.

Nuevamente quisiera que existiese un estudio social y antropológico del fenómeno, pero como no conozco uno (tal vez exista), me arriesgo a enmarcarlo en dos escenarios. 

En el primero, un sector académico podría asociar dicho crecimiento exactamente al nivel educativo y socioeconómico de los países donde lo abrazan, encontrando en el misticismo una especie de catalizador espiritual que brinda experiencias religiosas reales construidas basándose en su discurso.

En un segundo escenario, el mismo, u otro sector académico podría concluir (hasta ahora empíricamente, al igual que su homólogo primer grupo), que la experiencia pentecostal responde al pragmatismo esperanzador necesario para sobrellevar justamente las condiciones de su contexto social, económico y educativo. Entonces la expresión de fe se convierte en un camino de escape a la realidad adversa a través de la esperanza, muchas veces escatológica.

Puede haber un tercer, incluso cuarto o quinto escenario, dentro de los cuales cabría el de los propios exponentes pentecostales, quienes en primera persona defenderían que el poder del Espíritu Santo obra en medio de ellos milagros y sus consecuentes conversiones.

3. La Reforma Protestante enarboló una bandera que particularmente llama mi atención, esta es la premisa: ‘Iglesia Reformada Siempre Reformándose‘. Y es curioso que dicha premisa sigue viva hasta hoy, generando decenas de disidencias.

Es entonces cuando debo volver a echar mano del prejuicio, pues el adjetivo ‘sectas’, inevitablente eleva un muro en medio, al momento de querer construir un puente de diálogo sobre la inquietud que usted plantea.

Esto, sin dejar de reconocer que efectivamente muchas expresiones de fe alrededor del cristianismo proyectan claras actitudes sectarias.

Entonces el protestantismo histórico siguió reformándose hasta hoy, dando a luz decenas de teologías y lecturas hermenéuticas, instituciones y movimientos. Incluso, algunas de las primeras han revisado sus declaraciones doctrinales y las han actualizado.

Todo desde el hecho que las ciencias, tanto blandas como exactas, han aportado conocimiento que ha obligado a repensar la fe, especialmente en los dos últimos siglos.

Pero no todo ha sido así. Todavía muchos grupos históricos y fundamentalistas conservan sus lecturas bíblicas intactas a la visión de los reformadores, de manera que se ha ampliado el espectro, sin extinguir hermenéuticas antiguas.

4. Dicho lo anterior, para el lector resultaría de bastante ayuda diferenciar las iglesias evangélicas de las protestantes. Desde la importancia de esta diferencia, comenzamos a encontrar en el fenómeno de ‘adoración’ un campo interesante como objeto de estudio.

Entonces en las iglesias evangélicas la liturgia es la mejor oportunidad para acercarse a  Dios desde sus prácticas relacionales. Es un arma de protesta en contra de la religión institucional, contra la historia.

A Dios se le puede cantar, se le dedican canciones de amor con palabras románticas, llenas de ternura y hasta intimidar con él (en un sentido metafórico espiritual) a través de las lágrimas y el ambiente contemplativo.

Como en algunos de los puntos anteriores, llegar a explicar o comprender lo que sucede alrededor de este tema en un sólo párrafo, sería ridículo e irresponsable.

Sin embargo, la liturgia ha evolucionado y seguirá, llevando al creyente a convertirse en protagonista de sus expresiones de adoración más allá del marco convencional, construído desde el contexto social.

En Estados Unidos y Latinoamérica el fenómeno ha desembocado en el movimiento de ‘adoración profética’, la cual está presente en muchas congregaciones evangélicas.

5. Desde la premisa de la separación Iglesia – Estado, las sociedades han procurado propender por los derechos humanos, entre los que se encuentra la libertad de cultos (lamentablemente parece que las religiones han olvidado que lo mejor es defender los derechos de los demás, así no estén alineados con los ideales propios). 

Esto, más la libertad de lectura e interpretación personal de la Biblia, ha hecho un caldo de cultivo ideal para formación de disidencias tan diversas como inverosímiles. Desde el hiper calvinismo, hasta creciendo en gracia; desde el pentecostalismo unido, hasta los Testigos de Jehová; desde los mormones hasta los G12.

Resulta interesante que el común denominador sea la hermenéutica, así como la misma que se desconoce a la hora de la apologética particular. Todas las disidencias, incluyendo las madres (Como la iglesia Católica y las protestantes), son hijas de sus propias interpretaciones de los textos bíblicos. Nadie se escapa a ello.

Entonces entre más libertad de interpretación, mayor cantidad de disidencias. En el caso del evangelicalismo, se ha optado por la literal, de manera que la lectura no requiere vastos conocimientos académicos, más bien, desde el Neo platonismo, una cierta carga mística.

Lejos de alabar tal situación, en el pasado la he cuestionado duramente, pues creo que las organizaciones evangélicas deberían interesarse exponencialmente más en la formación de sus ministros, tanto laicos, como ordenados.

Por ejemplo. Una de las frases más usadas en medio de sectores evangélicos para desprestigiar el estudio sistemático de la Biblia, es la que dice, ‘La letra mata, el espíritu vivifica’. La interpretación de dicha frase lo único que ha logrado, es dejar en evidencia la ignorancia que se pretende ocultar y justificar.

6. Creo que hasta este punto ya tenemos bastante información como para intentar contextualizar de manera un poco más completa.

Entonces grupos evangélicos desde el empirismo y la observación social inmediata (familiares, amigos, conocidos, su propia experiencia católica anterior, etc) concluyen que los cristianos de Roma son idólatras de imágenes.

Este paradigma se ha construido desde la ignorancia del fenómeno interno dentro de la iglesia católica de Roma, en el que se debe diferenciar el catolicismo oficial y el popular. Fenómeno, que dicho sea de paso ha resultado bastante atractivo como objeto de estudio para ciencias blandas, incluyendo la teología.

El general del evangelicalismo, así como usted lo reseñaba, también del catolicismo, no conocen de fondo su propia fe; mucho menos se interesan en conocer las demás, denigrando el diálogo a las ofensas e insultos, pero nunca a la auto reflexión.

Creyendo tener la verdad, nos hemos hecho necios y hemos olvidado que la verdad, más allá de un conjunto de doctrinas o dogmas, es una persona: Jesús.

Por: David A Gaitan

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s