Sobre la vida después de la muerte… ¿Y si no hay cielo e infierno?

vida después de la muerteEl grueso de la ortodoxia cristiana tiene una respuesta sobre qué pasará con los seres humanos una vez se haya esfumado el ‘aliento de vida’ del cuerpo, liberando así el alma de este; dos lugares se convierten en las opciones a los que todos los hijos de Adán podemos aspirar a llegar, una vez expiremos. El cielo, o el infierno.

Por supuesto que esta respuesta tiene matices de acuerdo a la postura teológica y escatológica que se abrace. Desde el físico cielo (en caso a la salvación eterna), hasta la posibilidad de vivir en ‘La Nueva Jerusalén’, co-reinando con Cristo, e incluso, vivir nuevamente en el planeta Tierra, una vez este sea restaurado. Muchos otros, esperan pasar un tiempo en el purgatorio, para expiar algunas faltas, antes de ser perfeccionados para llegar entonces al cielo.

Así mismo, se encuentra la clara posibilidad de estar la eternidad en el infierno, un lugar al que muchos temen y que ha sido predicado en millones de sermones por cientos de años. Este, también se ha percibido de diversas maneras; desde el lugar de tormento rodeado de llamas, grandes cacerolas hirviendo y ‘fritando’ a los hombres y mujeres que lleguen a él, hasta una especie de ‘estado de conciencia’, en el que el alma será atormentada.

En cualquier caso, estas creencias no se han construido de la nada. Son varios versículos bíblicos los que hablarían acerca de este tema, y parecen revelar lo que le espera al ser humano en la eternidad. Se han considerado textos como el relato en el que Jesús se dirige al ladrón, compañero de muerte en la cruz y le da una promesa, “…hoy estarás conmigo en el paraíso“, o como la sentencia del apóstol Pablo, cuando advierte que si Cristo resucitó, entonces los que hayan muerto, lo harán primero y luego, quienes hayan quedado (sinc)...  Así mismo, las referencias de Jesús al infierno y metáforas como, “el llanto y el crujir de dientes”.

Sin embargo, resulta no menos que curioso que algunas corrientes teológicas están cuestionando seriamente lo que hasta hoy se creía acerca de la existencia de un castigo eterno, o un cielo salvífico por siempre jamás. Y los argumentos que se arguyen están disponibles en muchos lugares, los cuales abarcan consideraciones sobre la incorrecta traducción e interpretación que se le ha dado al término que se conoce como ‘infierno’, el contexto histórico sobre qué podría haber significado esto en los tiempos de Jesús, teniendo en cuenta que al parecer, para los judíos el tema de la ‘trascendencia’ no estaba en su agenda teológica; así como discusiones filosóficas sobre el carácter de Dios y la pertinencia de un castigo punitivo, antes que uno correctivo o restaurador. Según algunas lecturas, este tipo de contenidos bíblicos, tanto del cielo, como del infierno, no se refieren ‘al más allá’, sino, ‘al más acá’.

Y aunque este documento no pretende exponer argumentos a favor o en contra de la existencia de un cielo o un infierno después de la muerte, quise preguntarle a algunos amigos qué creían que pasara en caso que no existieran tales lugares. He aquí sus interesantes respuestas.

Ulises Oyarzún / Teólogo – Escritor

En verdad no sé, pero cuando me vaya, si hay algo, les aviso (risas).

Creo que Cullman en su libro Cristo y el Tiempo desarrolla la idea del ya, pero todavía no. Los textos que hablan de una escatología realizada, no desestiman la realización del Reino de manera definitiva.

ulises oyarzunEn la Biblia hay varias tejuelas que se superponen. La idea de un reino futuro es la esperanza motora de todos los textos. Aún cuando algunos desarrollan la idea de que ya ahora se está realizando, no niegan su realización plena en el futuro. Pero me parece que todos esos textos tampoco se preocupan por eso de que hay más allá; mas bien intentan dar descripciones, pero con una intención pastoral, pues lo que les importa es cómo vivimos más acá. Son textos desde la inmanencia, los cuales tratan de describir la trascendencia, pero no para quedarse allá, sino para decir algo, proclamar algo más acá.

Pero de ahí, a la respuesta irrefutable de que hay vida más allá… Por la Fe diríamos que la respuesta es Cristo, pero es una respuesta desde la Fe. Diríamos desde la Fe que es una convicción, pero en última instancia, es una esperanza.

Todo lo que sabemos del universo es tan insignificante, lo que hemos descubierto desde la física, la biología, la astrofísica, etc. Hemos llegado a cuestiones que nos hacen sentir cada vez más diminutos en el cosmos. De 3 dimensiones que pensábamos, ahora dicen que hay más de 20 imperceptibles al hombre; del universo se dice que un 70% y más, es energía oscura; que los planetas y todas las estrellas responden a menos de un 5% de lo que compone el universo (materia oscura). Eso abre muchos interrogantes.

Decir que morimos, bueno; muchos sostienen que en cierta manera no. Seguimos siendo parte de este todo. El tema de inflexión es la conciencia, ¿Perdura?, Posiblemente. Si hay más de 20 dimensiones, ¿Quién te dice que después de esto no hay otros planos que nos esperan? El budismo, si no me equivoco, enseña que el cielo es como un océano y nosotros al llegar ahí, somos una gota que se funde en él.

Quién sabe si esos la tenían clara, y morir significa zambullirse en algo más grande, y fundirnos en ello. Los griegos pensaban de sus dioses que eran eternos, por lo tanto, apáticos. Luego Platón y Aristóteles desarrollan la idea de la apatía de lo divino, el motor inmóvil , perfecto pero insensible. Quizás Homero tenía razón en algo, cuando Odisseo rechaza la inmortalidad y prefiere la mortalidad con Penélope;  es porque si la inmortalidad nos hace apáticos , insensibles, si a través de ella lo humano no está ahí, pues mejor tener zapatos con fecha de vencimiento.

Alvin Góngora / Profesor de Teología

Alvin GóngoraSi uno fuera a tomar la Biblia en conjunto para lidiar con la pregunta de si hay vida después de la muerte, la respuesta sería Si – No – Yo No Sé.

Sí, porque así, tomados en bloque, los judíos dicen que sí. No, porque algunos de entre ellos, el Qohelet en el Eclesiatés, no le para bolas a eso. Yo No Sé, porque la voz mas autoritativa, la de Pablo, creyente él y todo, dice que a la postre eso es irrelevante frente a la tarea que uno debe hacer mientras vive. Esa es la voz que escucho en la trastienda de su “para mí el vivir es Cristo y el morir es ganancia”. Parece ser que el asunto es más bien, si hay vida antes de la muerte.

A Pablo hay que hacerle preguntas cada vez que habla usando “con Cristo,” “en Cristo”. Él es de los que cree que va a ser testigo presencial de la Segunda Venida de Cristo.

Para empezar: ‘Usted, don Pablo, ¿Por qué le asigna a Jesús un título con fuerte acento político como “Señor”?; ¿Por qué encuentra una sinonimia entre Señor y Cristo?’  Ciertamente Pablo está ridiculizando los poderes de este mundo, pues son ellos los que hacen deseable la muerte y preferible un Olimpo incierto.

Ahora, este asunto podría abordarse desde la poesía, pues esta va un par de pasos adelante de la reflexión teórica, 1 km adelante de la postulación cientifica y varios años luz adelante de la aplicación técnica y la novedad tecnológica.

Yoe de Simone – Escritor

Casi no he pensado en el mas allá, justamente porque venimos de una tradición que se centró tanto en eso, que nosYoe de Simone olvidamos del aquí. Ahora, este tipo de preguntas lo llevan a uno al plano puramente especulativo, a mí me seduce la idea de la reconciliación de todas las cosas que aparece en el Nuevo Testamento o la restauración de todas las cosas. A mí me encantaría que no se termine todo y que este Dios en el cual creemos, pueda transformarnos, a toda la creación para que haya armonía y no sea solamente la idea del más acá una utopía.

Durante siglos se nos ha hablado de las calles de oro y otras tantas figuras más, que me lleva a pensar que esas definiciones tan exactas de algo que no deja de ser especulación, un deseo e incluso una mala interpretación de algunos textos, son solo lecturas que no pueden ser concluyentes. Por otro lado, hay un deseo profundo que todo esto se materialice en algo, y no puedo dejar de pensar en el universo, lo magnífico de este; algo debe haber en un más allá y no lo podemos descubrir porque actualmente estamos limitados por nuestro conocimiento y nuestra, quizás, evolución espiritual y entonces no podemos definirlo.

César Soto / Pastor – Teólogo

sotoSi las referencias bíblicas nos hablan del ‘más acá’, ¿Qué habría después de la muerte? No sé (risas).

Aunque no me adhiero cien por ciento, me gusta pensar un poco en el Punto Omega que propone Teilhard de Chardin. Tal vez nos estamos ‘quemando las neuronas’ demasiado pronto en lo que podría llegar o no a ocurrir, pero sí que es deseable que haya alguna trascendencia; de cierto modo, aquello de volver al creador nos da una luz al respecto.

Yo me preocupo mucho por trabajar en vivir aquí los postulados del Reino de Dios que planteó Jesús, entonces el más allá se dirige a un segundo plano, pero creo que todos nos hemos cuestionado y divagado sobre este tema. Eso es honesto, aceptar que no tenemos todas las respuestas y que poco a poco vamos descubriendo lo que ha de venir.

Por: David Gaitan
twitter / @dabycito

Anuncios

7 comentarios en “Sobre la vida después de la muerte… ¿Y si no hay cielo e infierno?

  1. MUERTE
    (En desarrollo)
    VI 09-11,16/16

    • ” y el polvo se torne a la tierra, como era antes , y el espíritu se vuelva a Dios que lo dio “(Ecl 12 : 7)

    • “ Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio,» (He 9:27 RVR1960)

    Al morirse se pasará a la cosmovisión universal, espiritual…

    “Si uno fuera a tomar la Biblia en conjunto para lidiar con la pregunta de si hay vida después de la muerte, la respuesta sería”:
    • Si entre judíos
    • No, porque el Qöhelet en Eclesiastés, no le da importancia
    • Yo no sé, porque para Pablo es irrelevante frente a la misión del creyente: “para mí el vivir es Cristo y el morir es ganancia”(Gaitán David. Sobre la vida después de la muerte…¿Y si no hay cielo e infierno?)

  2. Hoy en día la neurociencia ha podido EXPLICAR NEUROLOGICAMENTE y REPRODUCIR EN LABORATORIO las experiencias como sentirse fuera del cuerpo, ver una luz al final de un túnel y sentir una sensación de bienestar y todas las experiencias en que antaño se basaron para defender la existencia de almas y una vida tras la muerte. https://www.youtube.com/watch?v=LGSTm4oMT5g

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s