Opinión: Vendieron Isagen y la iglesia “ni fu, ni fa”

central_sogamosoEn Colombia la clase política hace y deshace en detrimento de los menos favorecidos y nadie dice, ni hace nada. Y dentro de ese ´nadie´, se encuentran por supuesto, los líderes cristianos protestantes del país. Tal vez están orando fervientemente por los problemas de la nación, pero manteniéndose al margen del escenario público.

En principio uno puede llegar a presuponer que los pastores deben velar por el bienestar de las ovejas, pero ´saliéndose por la tangente´, algunos ministros alegarán que su competencia está sólo en el campo espiritual; lo grave del asunto Isagen es que en el futuro no habrán cuerpos que contengan dichos espíritus, pues el impacto en términos de recursos naturales de esta venta es incalculable.

En todo caso es indignante que nadie se pronuncie frente a tamaño despropósito; ¿Será que la mermelada también ´untó´a los ministros cristianos que tanto respaldaron al presidente-candidato Santos en su momento por dar también un espaldarazo al proceso de paz con las FARC?. Porque es entendible que se respalde una propuesta como la negociación del fin del conflicto con la guerrilla, pero de ahí, a acompañar todos los programas, incluyendo el de la venta de uno de los activos más importantes del país, deja mucho que desear. El que calla otorga y los líderes andan en silencio abismal.

Algunos tal vez intentarán alegar que iglesia y política son incompatibles; sin embargo no es lo que se ve en tiempos de campaña presidencial, cuando los púlpitos ceden valiosos minutos del Evangelio a los candidatos de turno. Tampoco se demuestra cuando se hacen movilizaciones y referendos contra leyes que respaldan a comunidades homosexuales.

A la final no estaría mal que la iglesia quiera alzar su voz contra  lo que considera algún tipo de degradación moral; lo preocupante es que para la misma, sea más grave ver a dos hombres besándose en la calle, que al pueblo se le roben sus recursos, el agua, la capacidad de producir electricidad con menor impacto ambiental que otros medios de hacerlo. La venta de Isagen presupone entregar a privados de otra nación yacimientos de agua, terrenos de importancia ambiental, represas, ríos, cauces del líquido vital.

Al parecer a nadie le preocupa que si esos recursos se usan mal, en un futuro no habrán homosexuales, ni cristianos que se escandalicen con ellos.

La iglesia calla frente a los evidentes corruptos que desfalcan el erario público, no encontrando más que robar, preparando caminos presidenciales a otros de la misma clase política, quienes desde ya están alistando sus elocuentes discursos para ser aclamados en el púlpito evangélico de turno; mientras los pobres seguimos pagando las consecuencias en el país productor de petróleo que se paga una de las gasolinas más caras del mundo, ese mismo que producirá energía en abundancia, pagará la electricidad más cara del planeta, aquél que es uno de los productores de agua más importantes del mundo, pagará el líquido vital más caro de todos.

La senadora cristiana Viviane Morales se pronuncia vehementemente contra dicha venta, incluso desde su condición al pertenecer a la coalición de gobierno, pero su voz se queda sola; no aparecen los ministros religiosos que tanto se ufanan de apoyarla. Una golondrina que no llamó invierno.

Esto sucede y nadie dice nada, nadie se levanta, nadie convoca, nadie resguarda, a nadie le importa. ¿De qué sirven entonces lo mega congresos que se titulan “Conquistando los montes”, “cristianos de influencia”, “iglesia que transforma”?; cuando en la realidad el silencio es el cómplice de una sociedad sumisa al príncipe de este mundo, aquel que entretiene con el consumismo desmedido, que endeuda y luego quita; aquél que enriquece a unos pocos y escupe en la cara a la mayoría. Ese mismo que también se predica en muchos púlpitos bajo el eufemismo “evangelio de la prosperidad”.

Esos políticos que son y serán malvados, siempre estarán con nosotros, finalmente la política es así; lo macabro es el silencio de quienes no lo son.

Por: David Gaitan
@dabycito

Anuncios

Un comentario en “Opinión: Vendieron Isagen y la iglesia “ni fu, ni fa”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s