Líder religioso bajo lupa por aumentar su riqueza un 200%

rich manTeoficción. Después de la muerte de Ananías y Safira, la aldea se llenó de miedo. Tras haber recibido varias denuncias de algunos de los habitantes de este caserío, decidimos trasladarnos con nuestra Unidad Investigativa para averiguar un poco lo que está ocurriendo aquí.

Según algunos testimonios de vecinos a la comunidad de seguidores del desaparecido Jesús, las cosas han cambiado mucho en los últimos años y esto ha generado un impacto negativo en estas tierras.

En nuestra visita a esta acogedora aldea en medio del desierto, entrevistamos a uno de los seguidores del joven grupo religioso y esto fue lo que nos contó (omitimos su nombre por petición de él mismo, aduciendo temor por su seguridad).

¿Hace cuánto hace parte de esta comunidad?

Yo llegué cuando era bien chico, mis padres comenzaron a venir a las reuniones de enseñanza de las cosas que había dicho Jesús, todos estamos muy contentos por poder aprender y ser mejores personas. Ahora vivimos mucho mejor que antes, tenemos más amor y todo es muchísimo más claro en nuestro futuro.

¿Qué edad tiene usted?

25 años

¿Qué es lo que más le gusta de este grupo?

Todo me gusta del grupo, pero yo quiero decir que le damos gracias a Dios por entregarnos a una persona tan buena como lo es nuestro líder. Él nos ha enseñado grandes cosas, e incluso nos promete que así como dicen los rollos sagrados, él nos cuidará, incluso, hasta la muerte de ser necesario.

Al parecer es un hombre muy bueno, ¿Qué les ha dado a ustedes para que lo admiren tanto?

Esperanza. Antes no teníamos esperanza y los problemas entre nosotros eran el pan diario; ahora, gracias a las enseñanzas de él, hemos aprendido a no pensar tanto en nosotros mismos y a desprendernos de las cosas para que Dios sea glorificado. Es maravilloso saber que alguien invierte tanto tiempo en esta hermosa causa de ayudar a los demás.

¿Es verdad que los apóstoles de otras comunidades como la de ustedes no han vuelto por aquí, e incluso hablan mal de su líder?

Pues sí es cierto que hace rato no viene Pablo, que era quien nos visitaba. Dicen que está en la cárcel, ¿Quién sabe?. Yo creo que hay mucha envidia en las personas y si hablan mal de nosotros, es porque como a ellos no les va igual de bien, no tienen más que hacer que arrojar piedras al árbol que da fruto (risas).

Un día nuestro líder nos dijo que no es de Dios ir a la cárcel y que si Pablo estaba allá era porque no estaba recibiendo la bendición del Señor, que debíamos dejar de escuchar a las personas de otras aldeas que también se reúnen a hablar de Jesús porque ellos pueden ser una mala influencia. Nuestro líder siempre nos recuerda que aunque todos malinterpreten las palabras de Jesús, él sí las entiende bien. Imagínese que la otra vez Dios le habló y le dio instrucciones de cómo cuidarnos y él lo hace al pie de la letra.

¿Usted o alguien más estuvo cuando Dios le habló?

Oh no, claro que no. Dios solo le habla a él porque son amigos y Jesús solo tiene conversaciones con mi líder, con nadie más. Aunque en nuestras reuniones oramos y Dios nos habla a través de nuestro líder; pero él es el único que lo puede escuchar.

¿Cuál es su labor en la comunidad?

Yo soy el ayudante de nuestro diácono. Lo asisto en todas las cosas que él necesita.

¿De qué se trata asistirlo a él?

Básicamente me encargo de abrir la puerta cuando llega al templo con su carruaje, le compro los alimentos, ayudo en varias labores del funcionamiento del templo, lavo sus pies, preparo las cosas cuando vamos a reunirnos en la comunidad y otras actividades.

¿Y cuál es su pago por ese trabajo?

No, yo no recibo pago. Al contrario, es un privilegio para mí poder servirle. Mi pago está en verlo feliz y haciendo lo que Dios le dice.

¿Cómo hace entonces su familia para subsistir?

Mi esposa es la encargada de ir por los mercados de la aldea para que nos regalen comida. A veces es difícil porque no le dan mucho, pero hasta ahora hemos estado bien y bendecidos.

¿No es difícil alimentar a una familia en estas condiciones?

Para nada. Nosotros hemos conocido la fidelidad de Dios; cuando uno confía, todo se multiplica; el secreto está en la honra.

De toda la ayuda que mi esposa pide, lo primero que hacemos es apartar la parte que le vamos a llevar a nuestro líder, pues su noble trabajo se puede realizar gracias a que nuestra comunidad debe honrar a Dios y dar en el templo. De lo que queda, ahí si cocinamos. Dios le ha dado un don maravilloso a mi amada, ella puede hacer cosas que uno no se imagina con pocos víveres.

¿No ha tenido usted problemas con su esposa por esto?

A veces ella se deja usar por el diablo, pero yo la reprendo y todo vuelve a estar normal. Sobre todo se molesta mucho los días que sacamos la porción de nuestro líder y no nos queda para comer, o cuando él me manda llamar con algún mensajero en la noche o cuando estoy con ella para asistirlo. Su problema es que no entiende que debemos esperar nuestra recompensa, la cual pronto vendrá.

Me habló que su líder tiene carruaje, ¿Cuántas personas más lo tienen en su comunidad?

Él y su hija, nadie más. Todos sabemos que lo importante es que el ministro esté bien; eso es honra y si nosotros lo honramos, Dios lo hará con nosotros.

¿No le parece que esto es injusto? Mientras usted a veces pasa hambre, su líder tiene muchas cosas; ¿Él no se conduele de su situación?

Yo le estoy dando esta entrevista muy amablemente y le pido que no juzgue a mi líder y mucho menos sea tentación para que yo lo haga también. Por esas cosas es que cae maldición al pueblo, por ignorancia. Él conoce mi situación, pero sabe muy bien que no puede hacer nada porque es trato de Dios conmigo y si él interviene, yo no podré vivir mi proceso.

Discúlpeme, pero; ¿A usted no le parece extraño que otras comunidades que sirven a Jesús reparten los bienes con los pobres y aquí no?

Yo se lo contesté antes, muchos han malinterpretado las enseñanzas de Jesús, ellos ya tienen su recompensa.

¿Y entonces cuál es la recompensa para ustedes?

También ya se lo dije, esperanza. Nuestro maestro nos enseña que Dios quiere que vivamos bien, nos va a bendecir si nosotros le damos primero, si no cuestionamos, si creemos por fe.

Pero ya ha pasado mucho tiempo, ¿Cuándo será eso?

Eso no ha pasado por culpa nuestra, porque no hemos sabido tener fe; porque no hemos sido lo suficientemente generosos, porque no hemos obedecido y creído como Dios quiere.

Mire, estas preguntas ya me están incomodando mucho porque usted no entiende la felicidad que tenemos aquí. Le pido que por favor se vaya.

 

Por. David Gaitan

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s