¿El trabajo lo hizo Dios como un Castigo?

Si tu respuesta es afirmativa, es porque definitivamente eres el Negrito del Batey!

Dios tiene algo muy especial con el trabajo y eso debería animarnos, aunque algunas veces las cosas no sean del todo así.

Estamos viviendo días de Gloria en la tierra y tenemos muchos sueños y visiones en nuestra vida; Queremos alcanzar naciones, conquistar una profesión, comprar un auto nuevo, que nuestra familia tenga paz y armonía. Algunos desean llenar estadios, otros tener muchas empresas, algunos quizá quieren grabar un CD y que este sea éxito en el mundo; muchas cosas esperamos alcanzar.

Todos nuestros sueños y anhelos están muy bien, pero hoy tengo una noticia: Dios NO lo hará hasta que nosotros lo hagamos. Es verdad, puede sonar ilógico y hasta irreverente, pero en realidad no lo es. Dios es soberano y Él puede hacer lo que le plazca, pues una de sus características es precisamente : Omnipotente (todo lo puede), pero Dios no quiere hacerlo solo, quiere utilizarnos a nosotros mismos.

Muchos hombres piensan que el seguir a Cristo es un acto de “magia”, en donde tú dices ciertas frases y las cosas se hacen por si solas, lo cual no es cierto. Hay personas que piensan que con solo tener un sueño, éste se va a cumplir automáticamente, pues -según ellos- Dios lo cumplirá con su inmenso poder, sin que se mueva un dedo; algunos esperan sentados en la sala de su casa “que llegue la voluntad de Dios” ó “la palabra Profética que alguien me dió se cumpla” ; esperan sin sustento, algo que no va a llegar, obteniendo como resultado solamente frustración.

Cuando leemos la Palabra de Dios, encontramos que la Fe sin obras es muerta; Esto quiere decir que yo debo “actuar” para poder alcanzar aquello que Dios me prometió. Cuando yo me muevo en lo natural, Dios se mueve en lo sobrenatural. Ejemplo: Dios te dió un don musical. Eso lo hace Dios y Él respaldará su Palabra. Una vez que has recibido es don es importante que empieces a actuar en él: Ensaya más tiempo de lo normal en el instrumento que interpretas, ten largos tiempos a solas con Dios interpretando tu instrumento, toma clases de aquello que todavía no sabes. Cuando tú te muevas en lo Natural, Dios se moverá en lo sobrenatural en una conexión divina.

Los dones espirituales por ejemplo; son dados por Dios pero somos nosotros los encargados de ejercitarlos y hacer que estos produzcan fruto, así funciona todo en el reino pues este NO es magia, sino trabajo.

El trabajo en el principio fué concebido como una bendición (recordamos que Dios le dijo a Adán que pusiera nombre sobre los animales), esta bendición desarrolla y aummenta la capacidad humana, genera productividad y fruto (principio de siembra y cosecha), el hombre se siente capaz y realizado con esto, pues es su naturaleza ser productivo, creativo, etc; como Dios es. Al caer el hombre, también cayó la condición del trabajo, por eso muchos hombres lo ven como un castigo ó una maldición; pero dentro del propósito eterno y el plan de Dios está redimir la bendición del trabajo, pues no es para daño del hombre sino para su provecho y bendición.

No esperemos más que las cosas se sucedan por sí solas pues NO SE VAN A SUCEDER, produzcámoslas, trabajando duro, generando ideas y desarrollándolas en el plan perfecto de Dios, así como dice el Apóstol Pablo en su carta a los Efesios: “Aprovechando bien el tiempo porque los días son malos”, vamos a trabajar, moviéndonos en lo natural para que Dios se mueva en lo sobrenatural y así conquistaremos!!!

Anuncios

Un comentario en “¿El trabajo lo hizo Dios como un Castigo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s